LO QUE ENSEÑO ABIGAIL

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Seguime en Twitter

El padecimiento y maltrato vivido por Abigail Jiménez y su familia, por parte de funcionarios del Gobierno santiagueño, sirvió para recordar que el plan de peronizar Argentina sigue en marcha. En un editorial publicado anteriormente, titulado “Peronizacion”, se exponía la siguiente visión: Argentina no va camino a convertirse en Venezuela, solo se prepara para peronizarse a gran escala. Los modelos a replicar son los que se han establecido en provincias feudales dominadas por el PJ. Lugares donde los Derechos Humanos de los ciudadanos son avasallados sin miramientos por parte de sus funcionarios gubernamentales.

Las injusticias abundan en los feudos peronistas. Y también se replicarán, poco a poco,  a lo largo y ancho del país. Hace poco se tuvo la primera muestra de ello: el uso político del velorio de Diego Maradona, para que Alberto y Cristina tuvieran su foto junto al féretro. Mientras tanto, a lo largo de este año, muchos compatriotas no tuvieron la oportunidad de despedir a sus familiares.

La repercusión del caso de Abigail obligó al gobernador Zamora a pedir disculpas púbicas y poner a disposición de la familia Jiménez el avión sanitario de la provincia.  Pero, sus disculpas no fueron sinceras. Solo representaron palabras vacías de contenido. Si de verdad le hubiese preocupado la salud de la pequeña, como la de todos los santiagueños, hubiese invertido fuertemente en un sistema de salud eficiente e inclusivo. Sin embargo, prefirió gastar millones de dólares en la construcción de un autódromo y, luego, un moderno estadio de fútbol, próximo a inaugurarse. Sus acciones hablan por sí solas.

Todos los casos indignantes que se conocieron en 2020 sirvieron para recordar ciertas verdades difíciles de digerir. En primer lugar, todos los gobiernos feudales del país cuentan con el respaldo y la aprobación de los Fernández, junto a toda la estructura partidaria del PJ. En segundo lugar, al Gobierno Nacional no le interesa el bienestar general de la ciudadanía. En tercer lugar, el INADI  (organismo que debería velar por el respeto de los derechos ciudadanos) sirve como aguantadero para resentidos sociales que viven del Estado y solo están para cuidar sus propios derechos y los de sus jefes. Por último, somos un país en franca decadencia que camina inexorablemente hacia una crisis que podría resultar catastrófica. Lo que no debería sorprender, puesto que eso es lo que votó la mayor parte de la ciudadanía hace un año.

Copyright 2020 @ Todos los derechos quedan reservados a Welcome Peronía