Fernández Díaz destruye al kirchnerismo

El periodista Jorge Fernández Díaz criticó la relación del kirchnerismo con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en el contexto de la invasión a Ucrania y sostuvo que ahora el partido de Gobierno intenta despegarse del Kremlin. “El kirchnerismo tiene sueños húmeros con Putin”, sostuvo en LN+.

En declaraciones al programa Comunidad de Negocios, conducido por José Del Rio, el periodista planteó que el oficialismo tiende “a adorar” al líder ruso, y a asociarlo con cierta idea de progresismo cuando no lo es. “Putin le cumple todos los sueños al kirchnerismo. Un líder fuerte que implanta un régimen donde la oposición prácticamente no puede hablar. Aquí hay un ‘putinismo’ de aldea. Realmente apostaron mucho”, opinó.

En ese sentido, el analista profundizó sobre los deseos de sectores internos en el oficialismo. “Quisieron instalar una autocracia, un feudo. Hasta ahora no lo pudieron hacer, pero lo hicieron en varias provincias. Y cuando lo ven a Putin se les cae la baba”, añadió.

Para Fernández Díaz, se tiende a ver a Putin como un “Lenin postmoderno” y como si Rusia tuviera un modelo socialista de gobierno. “Rusia es uno de los capitalismos más rapaces. Quienes han viajado mucho, ven que hay un consumo más voraz, que en Madrid, París, Nueva York u otro sitio de Occidente”, sostuvo.

El periodista consideró que la idea de una “Rusia sufrida, en blanco y negro” es una cosa del pasado. “Hay una nueva Rusia que se quiere comer todo, que quiere consumir todo, y que quiere todos los chiches tecnológicos”, indicó. De hecho, citó que la Unión Soviética cayó porque la propia comunidad rusa quería la “sociedad de consumo”.

En ese sentido, se refirió a la posición que adoptó el Frente de Todos, luego de la ofensiva lanzada por el Kremlin el 24 de febrero. Axel Kicillof, por caso, habló de una “guerra en Europa”. El periodista remarcó que la invasión rusa le representa un desafío a la coalición gobernante porque Putin es una “figura adorada” por Cristina Kirchner.

“La cosa curiosa es que tratan de pintar un Putin progre. En realidad, es un fascista típico, traducido al lenguaje occidente. Diría un stalinista clásico de la KGB, que une la religión con el nacionalismo, y que no tiene nada de progresista. De hecho, repudia y persigue al progresismo”, reflexionó.

No obstante, Fernández Díaz reparó en que el Kremlin ha financiado a progresistas de Europa y América latina para que “limaran a la democracia”. “Los usa como idiotas útiles; [los dirigentes locales] se dejan utilizar por un derechista siniestro para hundir al único sistema que permite que los nuevos derechos avancen, y que la democratización del mundo avance”.

El periodista destacó que en medio del contexto internacional, el Gobierno intenta despegarse de Rusia porque Putin es ahora “el malo de la película”. En efecto, señaló que funcionarios han ido a Europa a manifestar su discrepancia con la acción militar. Además, dijo que el sector más cercano a Cristina Kirchner “está horrorizado” con los últimos pasos de Alberto Fernández en su gira por Moscú.

En particular, el cristinismo le cuestiona al Presidente la afirmación de que la Argentina podía ser la plataforma de entrada de Rusia para América Latina. Según Fernández Díaz, esa declaración de Alberto Fernández “los dejó pegados de forma innecesaria”.

“Todo el mundo sabe la intención de jugar con Rusia, con Putin, con este régimen, y también con el régimen del Partido Comunista Chino que quiere comandar la globalización hace años y rivalizar con Estados Unidos. Pero en esos países, no hay socialismo ni cosa que se le parezca”, enfatizó.

Para el analista, una de los aspectos que se deberá estudiar en el futuro es el “impacto de la mentira” oficial en la sociedad. “El Gobierno ha hecho de la mentira su principal política de Estado, desde el Presidente, la vicepresidenta y hasta el gobernador”, dijo.

Fuente: La Nación