DESMINTIENDO EL DISCURSO DE ALBERTO FERNÁNDEZ